Una versión de esta nota fue publicada en Cosecha Roja.

Una niña de 12 años fue violada en Jujuy por su vecino, de 58 años. Él amenazó con matarla si contaba lo que había pasado. Tuvo fuertes dolores abdominales y junto a su madre consultaron en un hospital de la provincia. La madre radicó la denuncia por violación y solicitaron una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), que en Argentina está habilitado en casos de violación sin límite en la edad gestacional.

Este viernes fue sometida a una cesárea. El ministro de Salud de la provincia, Gustavo Bouhid, dijo que tanto ella como la beba están bien.

Bouhid salió esta mañana al aire del programa A los botes, de Futurock, y ante la pregunta de por qué cuando la familia pidió la ILE se tardó tanto tiempo en accionar, contestó que “el estado de edad cronológica de la niña y el estado gestacional avanzado obligaba, para la seguridad de la niña, a realizar todos los procedimientos en el hospital principal de la provincia (el Materno Infantil de San Salvador de Jujuy)”.

La niña y su familia habían pedido la ILE en el Hospital Guillermo Paterson, de San Pedro. Los médicos objetores de conciencia se la negaron, aunque desde 1921 la ley nacional establece como causal la violación y la provincia está adherida al protocolo. En la ley y el protocolo, incluso, no se establece un plazo de gestación para realizar la práctica.

Luego de que la familia y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito denunciaran esta situación, que tomó estado público, la niña fue trasladada al Hospital Materno Infantil, en la capital provincial, porque de acuerdo al protocolo los embarazos en menores de 15 años deben recibir atención en ese hospital. Pero el traslado demoró cinco días.

“Ahí le realizaron todos los estudios y se comprobó que estaba de 24 semanas y media”, dijo Bouhid. Y el equipo interdisciplinario del hospital “decidió dar cumplimiento al fallo de la Corte Suprema a través de una cesárea que fue realizada el día de la fecha”.

“Acá se hizo una interrupción de un embarazo con una cesárea”, dijo el ministro. Pero se equivoca: lo que se hizo fue un parto. La Organización Mundial de la Salud no contempla la cesárea como método de interrupción del embarazo.

A la niña de 12 años le negaron su derecho y la obligaron a ser madre. La torturaron durante una semana, violaron todos los principios de privacidad y dilataron un aborto para convertirlo en un parto.