Adriana Fontes tenía 49 años. Estuvo casada 29 años con el hombre que la terminó matando en la casa que compartían en La Macana, en Florida. Se habían separado hace menos de una semana. Alfredo H., conocido como “Canario”, le dijo que no estaría en la casa así que podía ir a buscar algunas de sus cosas y alimentar a sus perros, pero la esperó bajo la cama de una de sus hijas y cuando estaba distraída la golpeó con una maceta y luego la apuñaló. Adriana murió en el lugar. El hombre, de 53 años, se entregó en la seccional del pueblo y confesó el femicidio.

En la audiencia que hubo en Fiscalía dijo que su intención era ahorcarse en un árbol pero “no le dio el tiempo”. También dijo que la mató porque “ella andaba con otro”, y afirmó: “Ella era mía o de nadie”. Fiscalía determinó que el femicida actuó con premeditación, fue procesado y cumplirá prisión preventiva hasta que la Justicia lo sentencie por homicidio muy especialmente agravado por femicidio.

Para recordar a Adriana, y a cada mujer asesinada por la violencia femicida, una nueva alerta feminista copó las calles de Montevideo. Cientos de manifestantes se concentraron en la Plaza Cagancha este viernes. En la marcha, la sumatoria de casos relacionados con la violencia de género de las últimas dos semanas aumentó el clima de dolor e indignación.

Alerta feminista en Plaza Cagancha.
Alerta feminista en Plaza Cagancha.