El foco de la conferencia de prensa de hoy sobre el avance del coronavirus estuvo centrada en la violencia de género y las políticas públicas para abordar esta realidad, que también fue declarada meses atrás como una “emergencia nacional”.

“Queremos tratar un tema muy importante, que quizás no esté en la agenda, pero tiene que estar en la agenda”, introdujo Álvaro Delgado, prosecretario de la Presidencia de la República, y dio paso a Mónica Bottero, directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) del Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

“Se registraron aumentos dramáticos en países que han transitado la emergencia antes que nosotros. Todos nos podemos imaginar que una convivencia tan intensa genera determinadas tensiones que lleva a cometer delitos y poner en riesgo la vida”, explicó Bottero.

“Las medidas de aislamiento social que se tomaron intensifican el riesgo de violencia familiar y doméstica. Hay un grupo que son varias miles de uruguaya”, dijo la directora de Inmujeres, quien reconoció que hay un aumento significativo de llamadas al 08004141. Bottero anunció una serie de medidas que fueron definidas en estos días, después de que el martes se reuniera de forma extraordinaria el Consejo Nacional Consultivo por una Vida Libre de Violencia de Género.

Medidas

Se anunció el lanzamiento de una campaña de concientización sobre la temática.

Se reforzó la difusión de los teléfonos de Inmujeres (08004141 y *4141 desde el celular). También del 911 para llamar en casos de emergencia o riesgo de muerte. Recomiendan bajar la aplicación móvil del 911 que tiene un botón de pánico para casos de violencia doméstica. Si la persona no está en condiciones de hablar se puede mandar un correo electrónico a [email protected]

Con el Ministerio de Salud Pública se apunta a adoptar un protocolo que permita detectar posibles situaciones de violencia de género. Se aplicará para los equipos de respuesta que van a los hogares y en las puertas de emergencia de los centros de salud.

Con el Ministerio del Interior, y en coordinación con el ministro Jorge Larrañaga, se exhorta a que la respuesta del 911 “esté particularmente disponible”. También habrá patrulleros y helicópteros difundiendo los números de teléfono de Inmujeres y el 911.

Con el Ministerio de Educación y Cultura se está trabajando con el Plan Ceibal para que a través de las ceibalitas las niñas y niños tengan una vía de comunicación para pedir ayuda por su cuenta.

Con el Mides se acordó ampliar los cupos para las madres con hijas e hijos que deban abandonar sus hogares por orden judicial.

En coordinación con la Suprema Corte de Justicia se promueve que los juzgados especializados tengan presente las fechas de caducidad de las medidas cautelares y las custodias y las extiendan por al menos 60 días.

Por último, Bottero exhortó a “los conciudadanos a que estén atentos como comunidad si tienen alguna mujer conocida en situación de violencia dentro de su hogares”. Pidió que denuncien y “en el caso que quieran protegerlos llamen a las personas que consideran que pueden estar en esa situación”.