Nos hicimos adultos de un día para otro

El 68 fue el año en el que rompimos las reglas de nuestros padres y soñamos con refundarlo todo